Al menos 25 muertos y 200.000 evacuados por las fuertes inundaciones en el centro de China

Son, aseguran ya los medios chinos, las peores lluvias en la historia de la zona. Las graves inundaciones causadas por las intensas tormentas en la provincia de Henan, en el centro de China, han dejado al menos 25 muertos, siete desaparecidos y han obligado a desplazar a áreas más seguras a más de 200.000 personas.

Más de 1,2 millones se han visto afectadas por el temporal, que ha arrojado en tres días el equivalente a un año entero de precipitaciones y ha desbordado todas las medidas de protección. El desastre meteorológico puede complicar el crecimiento económico de la región: Henan, de 99 millones de habitantes, es un importante centro logístico, de producción de alimentos y de industria pesada en China

El ejército ha enviado a la zona a más de 7.000 soldados, ante la amenaza de desplome de una presa cercana a Zhengzhou (de 12,6 millones de habitantes), capital de la provincia de Henan y la ciudad más afectada por el temporal. También amenazaba rotura una segunda presa, la de Yihetan, en las cercanías de la ciudad de Luoyang, de siete millones de habitantes.

Barrios enteros inundados y convertidos en lodazales; ciudadanos arrastrados por la fuerza del agua en avenidas convertidas en auténticos ríos; vehículos sumergidos; hospitales anegados y sin electricidad; estaciones de metro llenas de agua, con pasajeros atrapados dentro de los vagones. Son algunas de las escenas que han difundido en vídeos los medios locales en Zhengzhou, situada junto al río Amarillo.

12 de las víctimas murieron, precisamente, en la inundación de una línea de metro, donde otros 500 pasajeros sí pudieron ser rescatados. Los vídeos muestran escenas de personas atrapadas en los vagones con el agua a la altura del pecho, a oscuras y mientras parpadean las luces de emergencia.

“El agua me llegaba al pecho”, confirmó en internet un superviviente, cita Reuters. “Tuve mucho miedo, pero lo más aterrador no fue el agua, sino el aire que empezaba a faltar en el vagón”. Las lluvias torrenciales habían provocado que se suspendiera poco antes el servicio de los autobuses públicos de la ciudad, que funciona con electricidad, dijo a la misma agencia un ciudadano del que solo se precisa su apellido, Guo. Sin poder utilizar los autobuses, “mucha gente tomó el metro y ocurrió la tragedia”, declaró este hombre, que se vio forzado a pernoctar en su lugar de trabajo.

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.