De Blasio alerta que todo NYC será una ‘zona naranja’ por COVID-19 y se cerrarán nuevamente restaurantes y gimnasios

 El alcalde Bill de Blasio confirmó que debido a que el promedio de infección de COVID-19  de la Gran Manzana saltó por encima del 3 por ciento, es inminente que el gobernador Andrew Cuomo designe a toda la ciudad como una ‘zona naranja’. 

Eso implica que los restaurantes solo podrán servir en espacios al aire libre. Además los gimnasios y centros de belleza retrocederán al cierre total como en los peores días de la pandemia.

Es cuestión de días para que esto dolorosamente se tenga que aplicar”, precisó el mandatario.

El número de casos detectados de coronavirus en la ciudad de Nueva York se elevó a 1,255 solo este miércoles, una cifra que ha venido aumentando sostenidamente que hace ya varios días rompió la barrera de menos de 550 pacientes diarios de las métricas que se mantenían en los últimos tres meses.

Cuando el guatemalteco Germán Ramírez, quien gerencia el restaurant mexicano Santa Clarita ubicado en la calle 138 con avenida Willis, en El Bronx, se enteró de las nuevas reglas por estar ubicado en la nueva zona amarilla de la ciudad, tuvo que reducir el servicio interior de 25 personas a solo ocho.

Los vientos de regulaciones más fuertes podrían derrumbar aún más la baja rentabilidad que han presentado pequeños emprendimientos como estos que están sobreviviendo por la crisis de salud pública.

“Tenemos apenas tres mesas afuera y con el frío, a la gente no le gusta ahora sentarse afuera. Ha sido duro, pero no nos queda más que seguir luchando y ser optimistas. Es un virus que nos afecta a todos de alguna manera”, dijo el centroamericano.

También la peluquera Josefina Colón, quien tiene un salón en el sur de El Bronx, asegura que aunque desde julio pudieron abrir, todavía estos comerciantes están enfrentando meses de renta atrasada. Y con las reglas de distanciamiento social y la realidad económica de muchos clientes, duda que los pequeños negocios puedan soportar la asfixia de un nuevo cierre.

“Ya estamos totalmente ahogados de deudas. La clientela no se mueve igual. Hay tanta gente desempleada que para ellos no es una prioridad la belleza. Se cortan y se pintan ellos mismos en la casa. Un nuevo cierre si es verdad que nos acabará por completo. No llegaremos al 2021”, expresó preocupada Colón.

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.