La pandemia de COVID19 no impidió que los pescadores de El Cuco celebraran su día en honor a su patrono San Rafael Arcángel

Este pasado fin de semana los habitantes de la playa El Cuco festejaron el “Día del Pescador”, en honor a sus patrono  San Rafael Arcángel. Sin saberlo recordaron ese 22 de octubre de 1497 cuando el navegante y explorador portugués Vasco da Gama atracó en el cabo Buena Esperanza en el extremo sur de África donde los marineros erigieron una columna en honor al arcángel.

Desde entonces la iglesia católica permite, bajo ciertos límites, la festividad antigua del 24 de octubre en algunos casos.  Una pequeña estatuilla llevaban consigo en las expediciones que les protegía contra las inclemencias del tiempo en los mares desconocidas y no explorados por los europeos.

Ese festejo se trasladó a nuestra américa y principalmente a la costa salvadoreña dónde en cada región existen celebraciones que van desde el rito religioso que se mezclan con celebraciones culturales y deportivas.

Pese a las dificultades generadas por el confinamiento y pandemia de COVID19, los lugareños de El Cuco, no quisieron perder la tradición y si bien hubo tres grupos que festejaron a su manera lo importante fue que la gente se sintiera contenta en este día en el que tienen la oportunidad de pedirle al santo patrono abundancia en el océano y prosperidad para la comunidad que vive de la actividad pesquera y el turismo.

Uno de los organizadores del evento en el Rancho Marino, Marvin Antonio Ramos dijo a la Red Informativasol.com que se organizaron en los últimos 15 días y lograron la colaboración de muchas personas originarias de este cantón quienes gentilmente hicieron sus aportes para esta celebración.

Uno de los eventos que más acaparó la atención fue la competencia de velocidad de lanchas que recorrieron 10 kilómetros mar adentro hasta la playa donde los competidores demostraron la destreza para pilotar sus nave.

Hubo premios en dos categorías  uno de 300, 200 y 100 dólares y la otra competencia con “lancheros” de mayor experiencia en la que los premios entregados fueron de 500,300 y 200 dólares.

Para el próximo año prometen una festividad mucho más grande si la pandemia ha bajado y no representa un peligro para la población. Recuerdan que el santo patrono San Rafael los ha de proteger en medio de esta crisis sanitaria por la que a traviesa el país.

San Rafael protege a los peregrinos en sus viajes todos los días cuando se introducen al mar a buscar la subsistencia de miles de familias de la costa que viven de la actividad pesquera, dijo don Juan un ancianito quien asegura haber visto y escuchado en alta mar el canto de una sirena que se perdía en el viento e inmensidad.

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.