La curiosa historia de los globos japoneses que bombardearon EE.UU. en la Segunda Guerra Mundial

El 5 de mayo de 1945, tres días antes de la rendición alemana en la II Guerra Mundial, seis personas se sumaron a la lista de víctimas de ese conflicto bélico en la ciudad de Bly, en el estado de Oregón, en Estados Unidos. Leer más

Según los reportes de los medios locales, y testimonios de personas que estaban cerca, un globo repleto de pólvora había estallado sobre ellos y les había causado la muerte instantánea.

El ejército se hizo cargo de la investigación. Lo que no sabían en ese momento es que ese dispositivo formaba parte de una flota de 6,000 globos aerostáticos cargados de bombas que el imperio japonés había lanzado desde su isla para atacar suelo estadounidense.

En los últimos años se han descubierto restos de estos dispositivos de guerra en lugares como el estado de Alaska o localidades costeras del noroeste de México.

Aquella arremetida con globos fue el último ataque en suelo estadounidense hasta el 11 de septiembre de 2001.

“Fue el único ataque que sufrió EE.UU. en su territorio continental durante la II Guerra Mundial. Y cayó sobre unas personas que disfrutaban de un picnic, lo que vuelve la historia muy curiosa”, le dice a BBC Mundo el historiador Ross Coen.

Coen escribió el libro “Fu-Go: la historia curiosa de los globos japoneses que intentaron bombardear EE.UU.”, que fue publicado por la Universidad de Nebraska.

“Pero no se trataba de un ataque solitario, sino de un sofisticado plan que incluía armas que habían sido diseñadas para atravesar el océano Pacífico y crear caos y miedo con varios incendios en suelo estadounidense“, señala el académico.

Pero, ¿cuál fue el origen del plan, cómo se ejecutó… y por qué tuvo tan poca efectividad?

 

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.