Los salvadoreños somos inmunes al «polvo del sahara»

Por Elder Gómez—-

 

Aquí, en El Salvador, estamos alarmados por la llegada del temido «Polvo del Sahara» : que nos cubramos la nariz, la boca… hasta los oídos para que las partículas no entren a nuestros cuerpos y puedan causar afecciones.. Leer más..

El «Polvo del Sahara» es un fenómeno natural que tiene millones de años de pulular por la atmósfera, de traspasar fronteras, que ha tomado auge en los últimos años por los avances tecnológicos y científicos, que han creado nuevas denominaciones a fenómenos atmosféricas, conocidos antes con terminologías populares.

Sin embargo, el «Polvo del Sahara» es rico en nutrientes que fortalecen al agónico Amazonas -que contribuye a regular la temperatura hemisférica-, y otros suelos tropicales americanos, víctimas de la erosión por la alocada deforestación humana.

Ahora aquí nos alarmamos por su arribo, pero los salvadoreños tenemos años, pero años, de inhalar los gases tóxicos emanados por un obsoleto transporte público, que lanza bocanadas de smog a la atmósfera…y en nuestras narices.

Fábricas que contaminan con sus emanaciones tóxicas el entorno, masivas quemas forestales para el cultivo que destruyen «el aire que respiramos, ( y ) la familia que amamos», como las que realizan para eliminar rastrojos en los cañaverales.

Bueno, un lagarto desecado que durante años colgaba en la parte frontal de un negocio en el corazón de la capital salvadoreña, terminó negro y tostado por el hollín de los autobuses, que finalmente tuvo que ser retirado.

Ahora nos quieren meter miedo con los «Polvos del Sahara». Como reza la leyenda del «meme»: Gracias a ellos… los salvadoreños somos inmunes al «Polvo del Sahara».

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.