Capitalinos protestan con cacerolazos por mal manejo de pandemia de COVID19

Amplios sectores de la población capitalina por segundo día consecutivo hicieron sonar esta noche las bocinas de sus carros y prometieron seguir expresándose de esta manera desde sus viviendas con el propósito de aumentar el ruido frente al abuso de autoridad y la escasez de alimentos a la población vulnerable, generadas por las medidas de cuarentena domiciliar obligatoria, las cuales forman parte de la estrategia contra el coronavirus. Leer más..

“Hacé bulla” se llama la protesta convocada por diferentes personas a través de redes sociales para que todos los días a las 8 P.M ,  puedan expresar su desacuerdo con la forma en la que el gobierno ha manejado la emergencia por la pandemia.

Los descontentos consideran que el gobierno viola sus derechos humanos y pone en riesgo el trabajo de miles de salvadoreños al no dar a conocer un plan de reactivación gradual de la economía.

El gobierno impulsa por 15 días, desde el 7 de mayo, medidas más drásticas para reducir la cantidad de personas en las calles y disminuir el riesgo de contagio por coronavirus.

Bukele ha defendido  las medidas implementadas ante sus críticos. Reconoce aunque que son incómodas pero en su opinión, necesarias y advierte que es “la única esperanza para evitar una catástrofe sanitaria” en El Salvador.

Las disposiciones para reducir la cantidad de personas en las calles mantienen suspendido el transporte público, impiden a las personas cruzar de un municipio a otro y permiten comprar comida, medicinas y trámites bancarios solo dos veces por semana y regulado a través del número del documento de identidad.

El secretario privado de la Presidencia, Ernesto Castro, dijo que estas formas de expresión son muestra de la democracia existente en el país. De acuerdo con el funcionario, «la gente puede manifestarse de la manera que sea, siempre y cuando no se dañen los derechos de los otros».

En contraste a las declaraciones de Castro, durante las protestas se han visto esfuerzos de la policía nacional por contener el descontento. El presidente Nayib Bukele publicó un tuit en su cuenta oficial, criticando los pitazos y cacerolazos de la ciudadanía.

El secretario del Ejecutivo destacó que el gobierno está consciente de las necesidades del gobierno y se requiere dar una respuesta clara a la crisis. A pesar de ello, cada vez más familias en El Salvador ondean banderas blancas en las afueras de sus hogares porque se han quedado sin alimentos.

A ocho semanas del comienzo de la cuarentena, las muestras de descontento crecen y es expresado cada noche desde los balcones y ventanas. Por un lado, hay quienes protestan por el abuso de autoridad cometido por policías durante las detenciones; por otro, están aquellos que exigen una solución inmediata a la crisis económica por la suspensión de labores “no esenciales”.

 

 

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.