Let it be’ celebra hoy su medio siglo de vida

Hace 50 años, Let it be llegaba a las bateas de las disquerías. A pesar de que algunos tuvieran esperanzas de que así no fuera, se sabía que sería el último álbum de los Beatles. La noticia de la disolución del grupo había conmocionado al mundo entero un mes antes. Cada uno de los cuatro integrantes ya se encontraba abocado a sus proyectos personales. Leer más

La crítica fue dura con el disco. No recibió los elogios unánimes que cada LP de la banda de Liverpool cosechaba. Sin embargo son pocos los álbumes como este que pueden jactarse de contener temas como Let it Be, Get Back, Across the Universe o The long and Widing Road.

El proyecto comenzó llamándose Get Back. La idea era grabar, una vez más, un disco distinto. Pero en esa ocasión todo era diferente. Los Beatles atravesaban una gran crisis interna. Sus caminos estaban empezando a separarse. La relación entre ellos era tensa y en pocos días, apenas al entrar al estudio, todo estallaría por los aires. El éxito (y el crecimiento) les estaba pasando factura. Los equilibrios internos se habían evaporado y parecía que, a esa altura, era imposible recuperarlos.

A principios de 1969 se encontraron en los estudios de Twinckeham para grabar un nuevo disco. Una vez más deseaban virar la nave. No se estancaban jamás. Si venían de la experimentación y la variedad del Álbum Banco, editado unos pocos meses antes, ahora querían volver a las raíces. La historia de los Beatles podría contarse centrándose en la lucha del grupo por cambiar de rumbo, por alejarse de lo que habían llegado a dominar. Los Beatles se habían convertido en artistas de estudio. Y contra eso querían batallar.

Se habían propuesto demostrar que podían tocar sin toda la parafernalia con la que George Martin, su productor, traducía sus deseos. Por algo eran los artistas más grandes del planeta. Ellos también podían rockear, hacer canciones directas, sin la magia del estudio. Como los Rolling Stones o como The Who. Canciones más directas en las que su habilidad como intérpretes quedara expuesta, que no existiera posibilidad de camuflarse tras efectos, invenciones y descubrimientos. Un equipo de filmación seguiría todos sus pasos para registrar en un documental el proceso de creación del nuevo álbum.

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.