NASA vuelve a contactar con la sonda Voyager 2 tras un «grito interestelar»

La NASA ha logrado restablecer total contacto con la lejana sonda espacial Voyager 2 gracias a un «grito interestelar» que ha enderezado la orientación de su antena, informó el viernes la agencia espacial.

Lanzada en 1977 para explorar los planetas exteriores y servir de faro de la humanidad al universo, la nave se encuentra actualmente a más de 19.900 millones de kilómetros de la Tierra, mucho más allá del sistema solar.

Una serie de comandos enviados a la sonda el 21 de julio provocaron por error que la antena se desviara dos grados, comprometiendo su capacidad para enviar y recibir señales desde la Tierra y poniendo en peligro su misión.

No se esperaba que la situación se resolviera hasta al menos el 15 de octubre, cuando estaba previsto que la Voyager 2 llevara a cabo una maniobra automatizada de realineación.

Pero los ingenieros consiguieron el martes la ayuda de múltiples observatorios terrestres que forman la Red de Espacio Profundo (DSN, por sus siglas en inglés) para detectar una onda portadora o «latido» de la Voyager 2, aunque la señal era aún demasiado débil para leer los datos que transportaba.

En una nueva actualización el viernes, el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés), que construyó y opera la sonda, dijo que había tenido éxito en un esfuerzo de largo alcance para enviar instrucciones que enderezaran la nave.

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.