La isla del volcán de Tonga desaparece casi por completo tras la potente erupción

La isla del volcán submarino Hunga Tonga Hunga Ha’apai, que entró en erupción el 15 de enero provocando un gigantesco hongo de vapor y cenizas, ha desaparecido casi por completo tras la explosión, según se aprecia en las imágenes captadas por los satélites del Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea.

Según se observa en las imágenes, horas después de la erupción el archipiélago ha quedado sumergido casi en su totalidad bajo el agua y solo se aprecian sobre la superficie dos pequeñas partes de la isla. Se teme que más islas periféricas hayan desaparecido tras la erupción, una de las más potentes en 30 años.

Las autoridades no han confirmado hasta el momento ninguna muerte, pero las comunicaciones están paralizadas, por lo que muchos tonganos en el exterior aún siguen a la espera de comunicarse con familiares y amigos tras dos días sin poder contactar.

Tanto Nueva Zelanda como Australia enviaron vuelos de vigilancia para obtener más información, y las autoridades neozelandesas dijeron que hubo «daños significativos» a lo largo de la costa occidental de Tongatapu, la isla principal de Tonga.

Ubicado en el «Anillo de Fuego» del Océano Pacífico, zona donde el encuentro de placas tectónicas provoca alta actividad sísmica, el volcán Hunga Tonga -Hunga Ha’apai mide unos 20 km de diámetro y 1.800 metros de altura, y se encuentra sumergido casi en su totalidad. Se encuentra en el fondo del océano, pero su cráter principal está al ras del agua.

A finales de diciembre, el volcán entró en erupción bajo el agua, provocando «explosiones cada vez más poderosas vinculadas a la interacción entre el magma y el agua de mar», explica a la AFP Raphaël Grandin, del Institut de physique du globe de Paris (IPGP).

El más grande ocurrió el sábado, formando una columna de 30 km de altura que alcanzó la estratosfera. Rápidamente se convirtió en un «paraguas volcánico» de varios cientos de kilómetros de diámetro sobre la región, parte del cual quedó enterrado bajo las cenizas, especifica la agencia sísmica de Nueva Zelanda.

La erupción fue tan poderosa que provocó un tsunami generalizado, inundando las costas de los Estados Unidos hasta Chile y Japón, y matando a dos personas en Perú.

La onda expansiva fue tal que la explosión se escuchó hasta Alaska, a más de 9.000 km de distancia. «Es excepcional. Que yo sepa, la última explosión audible a esta distancia se remonta a la del volcán Krakatoa en Indonesia en 1883, que mató a 36.000 personas», subraya Raphaël Grandin.

«Es probable que el volcán entre otra vez en erupción en los próximos días», dijo el profesor Oliver Nebel, de la Escuela de la Tierra, la Atmósfera y el Medio Ambiente de la Universidad de Monash, Australia.

Las poblaciones afectadas deben permanecer vigilantes y tomar sus precauciones antes de que se disipen las cenizas.

Tonga se compone de 170 islas repartidas en unos 700.000 kilómetros cuadrados. Unas 100.000 personas viven en Tonga, la mayor parte de ellas en la isla de Tongatapu.

Nos encantan tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.